84 AÑOS DESPUÉS

En este 84 aniversario de la fuga de aquellos 795 valientes, el 22 de mayo ha vuelto a coincidir en domingo. Cuánto no hubieran dado los organizadores de la evasión del 38 por un tiempo tan seco como el de esta semana. Y más aún porque ninguno de los guardianes hubiera podido huir desbaratando así un porcentaje alto del éxito de la intentona. Así que este último domingo se volvió a rendir homenaje en Ezkaba a todos los presos que allí penaron. Pero hablaremos en una entrada posterior de ese acto anual organizado por Txinparta; toca ahora ilustrar la marcha que también anualmente se realiza en su recuerdo.

Desde hace más de 10 años un grupo de senderistxs de origen y pelaje diverso realizan una marcha autogestionada desde la puerta del fuerte hasta el pueblo de Urepel (donde llegó Jovino Fernández, uno de los tres fugados que atravesaron la frontera). Desde que el GR 225 está señalizado, son sus 53 kilómetros los que se recorren. Eso supone salir a las 7:00 de la mañana para caminar durante todo el día a buen ritmo y poder llegar a una hora prudencial a Urepel. Este año el problema no fue el barro ni la lluvia, sino el calor altísimo e inusual que nos acompaña desde hace una semana. Aún así, se cumplieron los horarios previstos y todo el mundo llegó con una sonrisa allí donde Jovino, tras su terrible peripecia de 13 días, seguramente arribó al límite de sus fuerzas.

Este año hubo una agradable sorpresa: la familia Uriz ofreció su simpatía y algunas viandas al paso de los senderistas por el pueblo de Olaitz: eskerrik asko. Sirvan estas imágenes para recordar la bonita jornada del pasado sábado y honrar, una vez más, a los que lo intentaron hace 84 años porque preferían la incierta aventura -que podía terminar con una bala- al hambre, el frío y la miseria que les procuraba la mezquina codicia de la dirección de la prisión.

LOS FUGADOS DEL FUERTE DE EZKABA 1938: 4ª EDICIÓN REVISADA

El que esto escribe puede dar fe de la curiosidad (y energía) inagotable del investigador Fermín Ezkieta Yaben en lo que se refiere cualquier referencia, dato o indicio que engrose la creciente información sobre las fuga de 1938. Fruto de ese empeño, la editorial Pamiela publica una 4ª edición revisada de su libro. La palabra revisada adquiere en este caso una relevancia absoluta puesto que es mucha la información nueva que aquí se presenta y que, por tanto, establece una notable diferencia respecto a las anteriores impresiones. Diario de Noticias publica hoy una entrevista con él y anuncia para mañana (domingo 22, fecha conmemorativa de la fuga) la venta del libro con un precio especial.

Entrevista de Diario de Noticias a Fermín Ezkieta

DESPEDIDA A RAMÓN HARO GÓMEZ EN USETXI

La historia de ninguno de los 206 asesinados en la fuga del Fuerte de Ezkaka acabó con su entierro anónimo. Como reza en la fosa de Leranotz la cita de Castelao: ‘Pensaban que enterraban cuerpos pero enterraban semillas‘. Ramón Haro Gómez fue identificado como uno de los cuerpos de la fosa de Usetxi, en el paraje de Patzaranzokoeta. Este mes de abril, en una iniciativa sencilla y privada (aunque acertadamente acompañados por el Instituto Navarro de la Memoria), su nieta Elisabeth se desplazó desde Salamanca con su familia para despedir a su abuelo en el mismo lugar en el que -arbitrariamente- alguien decidió quitarle la vida sin conseguir hacer lo mismo con su futuro. Agradecemos profundamente a los descendientes de Ramón que compartan con nosotros el emocionante momento. Nuestros mejores deseos para toda la familia Haro Gómez.

Elisabeth Martín Haro y su familia cerca de Usetxi

Enlazamos también este vídeo del Ministerio de Cultura y Deporte: la entrega de los restos exhumados de Ramón Haro a sus familiares en el Centro Documental de la Memoria Histórica (junio del 2021):

MÁXIMO SAINZ PLAZA (1920-1938)

La Memoria Histórica permite matizar el recuerdo triste de un asesinado anónimo con una compensación sanadora: la revelación -tras tantos años- de su identidad. Basta pensar en los familiares de la víctima para saber que no es una recompensa menor: obtienen por fin el relato (aunque terrible) del final de su pariente y pueden recibir y honrar sus restos.

Máximo Sainz Plaza, natural de Desojo aunque trabajador del carbón en Vitoria-Gasteiz en el momento de su detención, confirmó las palabras que la investigadora Lourdes Herrasti dirigió a Fermín Ezkieta a pie de fosa (en Olabe, la mayor encontrada hasta ahora con 16 cuerpos) cuando esta fue localizada en enero del 2016: ‘busca entre los más jóvenes de los fugados; ya vemos indicios en varios restos de la corta edad de los enterrados’. Máximo tenía 16 años cuando fue capturado y trasladado al penal de Ezkaba y cumplía 18 años el mismo día que, arbitrariamente, fue fusilado apenas 4 después de la fuga del fuerte. Había nacido en 1920, el mismo año que la persona que propició la localización de la fosa, Esteban Arriola, a quien siempre nos gusta recordar por su imprescindible colaboración.

Trabajos de exhumación en Olabe (Sociedad de Ciencias Aranzadi, 2016)

Como siempre resaltamos en estas ocasiones, importantísimo el trabajo de NASERTIC con la gestión del Banco de ADN que promovió el Instituto Navarro de la Memoria. Animamos a todo aquel que pueda tener dudas del paradero de los restos de algún familiar a contactar con ellos.

Enlaces destacados:

El Banco de ADN de Navarra identifica los restos de un preso de la Fuga de Ezkaba exhumado en 2016 en la fosa de Olabe

SEÑALIZACIÓN DE LOS LUGARES DE MEMORIA

Lo hemos comentado en este blog con anterioridad: el actual Gobierno de Navarra está haciendo a través del Instituto de la Memoria una excelente labor en la recuperación y difusión de aquellos emplazamientos que recuerdan hechos que no tenemos que olvidar. La mayoría de las veces esos recuerdos constituyen, como en el caso de la Fuga del penal de Ezkaba, la parte más dura de nuestra historia como comunidad. Hace poco supimos de la señalización expresa de la carretera que conduce (desde la rotonda en la ronda norte) hacia Ezkaba: en las fotos se puede ver ese cartel que apunta al inicio del GR 225 en la cima del monte.

Rotonda en la PA30 junto a la urbanización de Artika
Inicio de la carretera que lleva a la cima del monte Ezkaba
La nueva señal con el logo de los Lugares de Memoria

ALGUNAS VARIACIONES PARA COMENZAR EL AÑO

Pequeños retoques que el sendero precisa para mejorar y ser transitable de una forma más cómoda y segura. Cuando lo recorráis, por favor, hacednos llegar (info@gr-225.org) cualquier deficiencia que observéis y/o sugerencia que se os ocurra.

La novedad reciente más importante es el traslado del panel informativo final, en Urepel. Hasta ahora se encontraba una vez superado el pueblo, en la carretera hacia Aldudes y Banca, un poco en tierra de nadie. Se ha consensuado con el Ayuntamiento de Urepel (agradecemos desde aquí el siempre excelente trato tanto por parte del anterior alcalde, Michel Ernaga, como de la actual regidora, Xole Aire) colocarlo a la entrada del pueblo, conforme se llega de Sorogain (junto a la bifurcación que nos llevaría a Roncesvalles):

[Compartiendo espacio con un panel informativo del municipio]

El casco urbano se encuentra lo suficientemente próximo como para que los senderistas puedan acercarse sin problemas a reponer fuerzas e incluso pernoctar.

También se ha sustituido una estaquilla -en la salida de Leranotz- por un medio poste de más entidad que disipa cualquier duda acerca de la dirección para continuar ruta hacia Saigots (final de etapa):

[Nuevo medio poste en la salida de Leranotz hacia Saigots]

Para ambas mejoras hemos contado con el buen trabajo de Iker Jaukikoa y su empresa (ASTOBIZKAR) que ya se ocuparon de la señalización inicial del sendero. Eskerrik asko Iker.

URTE BERRI ON / FELIZ 2022

Los mejores deseos para todas las personas que formáis la comunidad del GR 225. A nuestro sendero no le preocupan demasiado las pandemias: él sigue a lo suyo, dejando constancia -a lo largo de sus 53 kilómetros- de lo que sucedió aquella tarde del 22 de mayo de 1938 y los terribles días posteriores. ¡Salud!

Fotografía de Javier Salcedo Puyo

ESPACIOSDEMEMORIA.COM

Un nuevo sitio web promovido por el Instituto de la Memoria (Gobierno de Navarra/Nafarroako Gobernua) que nace con la intención de agrupar la variada (y afortunadamente creciente) información sobre la Memoria Histórica en nuestra comunidad. Con un mapa interactivo donde podemos buscar por temas (fosas, centros de detención, etc.) como elemento central, la página contiene información fundamental sobre lo que pasó, cuándo y dónde. Una página especialmente dedicada al GR 255 aúna los recursos que desde su creación (2017) ha generado esta ruta de memoria.

Enlazamos el audiovisual que promociona este importante iniciativa:

HAZ LO QUE DEBAS

En estos tiempo infames del voto con pinza en la nariz, y con motivo del siempre emocionante acto de entrega de los restos de un asesinado por los sublevados franquistas a su familia, es un placer felicitar en esta entrada a todxs aquellxs que están haciendo muy bien su tarea. Y sí, también hay instituciones políticas y, por tanto, cargos políticos que trabajan como deben para quien deben y por lo que deben: la justicia y el bien común. Nos parece que la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos humanos está en ese camino honrado de servicio a la ciudadanía. Ojalá siga siendo así por muchos años.

Francisco Lecea Sancho, como dijo alguien en el acto de entrega de sus restos, nunca debió salir de su pueblo de la manera en que lo hizo. Su regreso con los suyos es una satisfacción para ellos y para la gente de bien. César Layana, del Instituto Navarro de la Memoria, enumera al principio del acto (completo en el segundo enlace) a los colectivos y personas particulares que siguen trabajando para que reparaciones como esta de Mendavia sigan produciéndose. Gracias a todxs ellxs.

Vídeo resumen de la entrega de restos de Francisco Lecea a sus familiares (Gobierno de Navarra)

Vídeo del acto completo grabado y editado por 30tv Navarra

Imagen de Europa Press

FRANCISCO LECEA SANCHO (1895-1938)

Buenísima racha de identificaciones de exhumados en fosas comunes (sean o no pertenecientes a la fuga de Ezkaba que rememora este GR 225). En este caso sí que son los restos de un fugado: ni más ni menos que el primero que se logra identificar en la gran fosa de Olabe (16 cuerpos encontrados). Se trata del mendaviés Francisco Lecea Sancho, asesinado con 41 años. Como indica Diario de Noticias, “… estaba casado con Fermina Cenzano y tenía dos hijos. Trabajaba como ferroviario en Logroño, donde fue detenido por un grupo de falangistas mendavieses, que lo trasladaron a Pamplona / Iruña. Ingresó en el Fuerte de San Cristóbal el 21 de enero de 1937. Participó en la fuga del 22 de mayo de 1938, y fue capturado y asesinado en Olave, con otros quince compañeros, todavía sin identificar. La familia de Francisco sufrió la represión y su viuda tuvo que marcharse del pueblo e ir a vivir a Burgos con sus dos hijos.

En la fosa de Olabe tanto el testimonio de quien señaló su ubicación (Esteban Arriola, testigo directo con 18 años) como las investigaciones forenses de Aranzadi, apuntan la dramática circunstancia de que la mayoría eran muy jóvenes (uno de ellos cumplía 18 años años aquel fatídico 26 de mayo de 1938). Otro testigo relató a su familia que uno de los que aparentaba ser mayor, ante el natural abatimiento de sus compañeros casi adolescentes, les dirigía palabras de ánimo tratando de aliviar la pesadumbre que producía el presentimiento del final. Fuera o no Francisco Lecea aquel corajudo fugado, compartimos ahora la satisfacción de los familiares al recuperar sus restos y poder -así- honrar su memoria.